Lo Último

Si eres Autor prueba la opción Entrada Nueva en la pestaña Entradas. Utiliza Chrome para ver el blog completo.

Date de alta como Autor en Universo Mágico Público

Comunidades para disfrutar de la Astronomía: Universo Mágico - Astronomy Lab - Space Roads

Colecciones de Google Plus para disfrutar del Universo: Astronomía en fotos - Astronomía en vídeo

Galaxia Espiral NGC 253 en detalle




         Esta foto muestra un campo del cielo alrededor de la galaxia espiral NGC 253 (tipo Sc) visto casi en su borde.
        La imagen es la suma de cinco exposiciones de 5 min a través de un filtro óptico azul (B-band). Estaban ligeramente desplazados uno con respecto al otro de modo que los pequeños huecos entre los ocho CCD del mosaico ya no son visibles. Esta imagen también muestra los débiles caminos de 2 satélites artificiales. Contiene algunas galaxias de fondo más y más pequeñas. Muchos de los objetos bastante numerosos y pequeños, ligeramente difusos son, sin duda, los cúmulos globulares de NGC 253.
        El procesamiento para lograr esta imagen consistió en de-biassing, flat-fielding, y la eliminación (por interpolación) de algunas columnas malas. El máximo ancho-mitad-máximo (FWHM) de las imágenes estelares es cerca de 1.0 arcsec. Es una sub-imagen de otra imagen, pero en el muestreo original completo de 0.24 arcsec / pixel. Cubre alrededor de 2kx2k, o alrededor de 1/16 del campo completo. El norte está arriba y el este a la izquierda.

        NGC 253 Se encuentra al sur de la constelación El escultor una distancia de unos 8 millones de años luz.










Crédito: ESO 

Galaxia enana en NGC 5044 encontrado

Primera galaxia enana ultra compacta del grupo NGC 5044 encontrada

27 de febrero de 2017 por Tomasz Nowakowski informe


Esta imagen muestra una vista compuesta de la galaxia elíptica gigante NGC 5044. Crédito: Encuesta de Cielo Digitalizado / NASA Chandra / Observatorio del Sur para la Investigación Astrofísica / Very Large Array (Robert Dunn et al., 2010)

Un equipo de astrónomos liderado por Favio Faifer, de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina, ha descubierto la primera galaxia enana ultra compacta (UCD) en un grupo de galaxias brillantes de rayos X designado NGC 5044. El hallazgo Fue presentado el 21 de febrero en un documento publicado en línea en el repositorio pre-print arXiv.

Ubicado a unos 116 millones de años luz de distancia, NGC 5044 es una galaxia elíptica masiva de tipo temprano que reside en el centro de un grupo brillante de rayos X también llamado NGC 5044. Este grupo contiene aproximadamente 150 miembros, la mayoría de las cuales son galaxias enanas. Aunque la galaxia central del grupo ha sido objeto de varios estudios anteriores, su grupo globular y su sistema UCD permanecen inexplorados.

Los UCD son galaxias muy compactas con altas poblaciones estelares, que contienen aproximadamente 100 millones de estrellas. Exhiben masas, colores y metalicidades entre los de los cúmulos globulares y las galaxias enanas de tipo temprano. Estos sistemas estelares ultracompactos podrían proporcionar importantes ideas sobre la formación y evolución de las galaxias en el universo.

Es por eso que el equipo de Faifer observó el NGC 5044 con el Espectrógrafo de Objetos Múltiples Gemini (GMOS) en el telescopio Gemini South en Chile. Obtuvieron imágenes profundas de varios campos alrededor del NGC 5044, lo que les permitió detectar la presencia de un UCD.

"De los análisis fotométricos y espectroscópicos de un campo profundo tomado con Gemini + GMOS, hemos sido capaces de detectar y confirmar la primera UCD en el grupo NGC 5044", escribieron los investigadores en el documento.

La velocidad radial y la proximidad angular (2.83 arcmin) de este UCD indican que este objeto está asociado con la galaxia NGC 5044. El UCD recién descubierto fue designado NGC 5044-UCD1.

Los investigadores descubrieron que la metalicidad de NGC 5044-UCD1 está dentro del rango mostrado por otros UCD detectados en las constelaciones Virgo y Fornax, pero considerablemente inferiores a los de los núcleos eliminados confirmados descritos en estudios previos. También estudiaron la historia de formación estelar de este UCD y encontraron que este objeto tiene aproximadamente 11.700 millones de años de antigüedad.

Aunque el origen de los UCDs todavía está ampliamente debatido, las hipótesis más plausibles sugieren que son grandes clusters estelares o los núcleos de las galaxias enanas despojadas tidalmente. Los científicos asumen que el NGC 5044-UCD1 podría ser un cluster globular inusualmente masivo. Observan que la luminosidad del objeto está muy por encima del corte superior habitual para los cúmulos globulares "clásicos". Además, NGC 5044-UCD1 presenta una abundancia de α-elemento supersolar de [α / Fe] = 0,30, lo que sugiere una rápida formación estelar, típica de la mayoría de los cúmulos globulares.

"Todas las líneas de evidencia apuntarían hacia que el NGC 5044-UCD1 sea un clúster globular inusualmente masivo del sistema NGC 5044", dice el documento.

Lea más en:
https://phys.org/news/2017-02-ultra-compact-dwarf-galaxy-group-ngc.html#jCp

Edge-on Spiral Galaxy ESO 243-49

Astronomers using NASA's Hubble Space Telescope may have found evidence for a cluster of young, blue stars encircling one of the first intermediate-mass black holes ever discovered. Astronomers believe the black hole may once have been at the core of a now-disintegrated unseen dwarf galaxy. The discovery of the black hole and the possible star cluster has important implications for understanding the evolution of supermassive black holes and galaxies. Astronomers know how massive stars collapse to form black holes but it is not clear how supermassive black holes, which weigh billions of times the mass of our Sun, form in the cores of galaxies. One idea is that supermassive black holes may build up through the merger of smaller black holes. Sean Farrell of the Sydney Institute for Astronomy in Australia discovered a middleweight black hole in 2009 using the European Space Agency's XMM-Newton X-ray space telescope. Known as HLX-1 (Hyper-Luminous X-ray source 1), the black hole has an estimated weight of about 20,000 solar masses. It lies towards the edge of the galaxy ESO 243-49, 290 million light-years from Earth.



Farrell then observed HLX-1 simultaneously with NASA's Swift observatory in X-ray and Hubble in near-infrared, optical, and ultraviolet wavelengths. The intensity and the color of the light may indicate the presence of a young, massive cluster of blue stars, 250 light-years across, encircling the black hole. Hubble can't resolve the stars individually because the suspected cluster is too far away. The brightness and color is consistent with other clusters of stars seen in other galaxies, but some of the light may be coming from the gaseous disk around the black hole. "Before this latest discovery we suspected that intermediate-mass black holes could exist, but now we understand where they may have come from," Farrell said. "The fact that there seems to be a very young cluster of stars indicates that the intermediate-mass black hole may have originated as the central black hole in a very-low-mass dwarf galaxy. The dwarf galaxy might then have been swallowed by the more massive galaxy, just as happens in our Milky Way."

From the signature of the X-rays, Farrell's team knew there would be some blue light emitted from the high temperature of the hot gas in the disk swirling around the black hole. They couldn't account for the red light coming from the disk. It would have to be produced by a much cooler gas, and they concluded this would most likely come from stars. The next step was to build a model that added the glow from a population of stars. These models favor the presence of a young massive cluster of stars encircling the black hole, but this interpretation is not unique, so more observations are needed. In particular, the studies led by Roberto Soria of the Australian International Centre for Radio Astronomy Research, using data from Hubble and the ground-based Very Large Telescope, show variations in the brightness of the light that a star cluster couldn't cause. This indicates that irradiation of the disk itself might be the dominant source of visible light, rather than a massive star cluster.


Credit: NASA, ESA, and S. Farrell (Sydney Institute for Astronomy, University of Sydney)

Spiral galaxy collides with small blue galaxy

Astronomers at the Space Telescope Science Institute today unveiled the deepest portrait of the visible universe ever achieved by humankind. Called the Hubble Ultra Deep Field (HUDF), the million-second-long exposure reveals the first galaxies to emerge from the so-called "dark ages," the time shortly after the big bang when the first stars reheated the cold, dark universe. The new image should offer new insights into what types of objects reheated the universe long ago. This historic new view is actually two separate images taken by Hubble's Advanced Camera for Surveys (ACS) and the Near Infrared Camera and Multi-object Spectrometer (NICMOS). Both images reveal galaxies that are too faint to be seen by ground-based telescopes, or even in Hubble's previous faraway looks, called the Hubble Deep Fields (HDFs), taken in 1995 and 1998.



"Hubble takes us to within a stone's throw of the big bang itself," says Massimo Stiavelli of the Space Telescope Science Institute in Baltimore, Md., and the HUDF project lead. The combination of ACS and NICMOS images will be used to search for galaxies that existed between 400 and 800 million years (corresponding to a redshift range of 7 to 12) after the big bang. A key question for HUDF astronomers is whether the universe appears to be the same at this very early time as it did when the cosmos was between 1 and 2 billion years old. The HUDF field contains an estimated 10,000 galaxies. In ground-based images, the patch of sky in which the galaxies reside (just one-tenth the diameter of the full Moon) is largely empty. Located in the constellation Fornax, the region is below the constellation Orion.

The final ACS image, assembled by Anton Koekemoer of the Space Telescope Science Institute, is studded with a wide range of galaxies of various sizes, shapes, and colors. In vibrant contrast to the image's rich harvest of classic spiral and elliptical galaxies, there is a zoo of oddball galaxies littering the field. Some look like toothpicks; others like links on a bracelet. A few appear to be interacting. Their strange shapes are a far cry from the majestic spiral and elliptical galaxies we see today. These oddball galaxies chronicle a period when the universe was more chaotic. Order and structure were just beginning to emerge.


Credit: NASA, ESA, S. Beckwith (STScI) and the HUDF Team

Mapeo del árbol genealógico de las estrellas

Mapeo del árbol genealógico de las estrellas
UNIVERSITY OF CAMBRIDGE COMUNICADO DE PRENSA

25 de febrero de 2017 Stephen Clark


Asemejándose a una tapicería opulenta del diamante, esta imagen del telescopio espacial de Hubble de la NASA muestra un racimo de estrella que contiene una colección de algunas de las estrellas más brillantes vistas en nuestra galaxia de la vía láctea. Llamado Trumpler 14, se encuentra a 8.000 años luz de distancia en la Nebulosa Carina, una enorme región de formación de estrellas. Crédito: NASA, ESA, y J. Maíz Apellániz (Instituto de Astrofísica de Andalucía, España)

Los astrónomos están tomando prestados principios aplicados en biología y arqueología para construir un árbol genealógico de las estrellas en la galaxia. Al estudiar las firmas químicas encontradas en las estrellas, están juntando estos árboles evolutivos observando cómo se formaron las estrellas y cómo se conectan entre sí. Las firmas actúan como un proxy para secuencias de ADN. Es similar al marcado químico de las estrellas y forma la base de una disciplina que los astrónomos llaman arqueología galáctica.

Fue Charles Darwin quien, en 1859, publicó su teoría revolucionaria de que todas las formas de vida son descendientes de un antepasado común. Esta teoría ha informado a la biología evolutiva desde entonces, pero fue un encuentro fortuito entre un astrónomo y un biólogo durante la cena en el King's College de Cambridge, que hizo que el astrónomo pensara en cómo podría aplicarse a las estrellas de la Vía Láctea.

La Dra. Paula Jofré, del Instituto de Astronomía de la Universidad de Cambridge, explica cómo se ha propuesto crear un "árbol de la vida" filogenético que conecta a varias estrellas de la galaxia.

"El uso de algoritmos para identificar familias de estrellas es una ciencia que está constantemente en desarrollo. Los árboles filogenéticos añaden una dimensión extra a nuestros esfuerzos, por lo que este enfoque es tan especial. Las ramas del árbol sirven para informarnos sobre la historia compartida de las estrellas ", dice.

El equipo escogió 22 estrellas, incluyendo el Sol, para estudiar. Los elementos químicos han sido cuidadosamente medidos a partir de datos procedentes de espectros de alta resolución basados ​​en tierra tomados con grandes telescopios ubicados en el norte de Chile. Una vez que las familias fueron identificadas usando el ADN químico, su evolución fue estudiada con la ayuda de sus edades y propiedades cinemáticas obtenidas de la misión espacial Hipparcos, el precursor de Gaia, la nave espacial orbital de la Tierra lanzada por la Agencia Espacial Europea y casi A mitad de un proyecto de 5 años para mapear el cielo.

Las estrellas nacen de explosiones violentas en las nubes de gas de la galaxia. Es probable que dos estrellas con las mismas composiciones químicas hayan nacido en la misma nube molecular. Algunos viven más que la edad del universo y sirven como registros fósiles de la composición del gas en el momento en que se formaron. Se estima que la estrella más antigua de la muestra analizada por el equipo tiene casi diez mil millones de años de antigüedad, que es dos veces mayor que el Sol. El más joven tiene 700 millones de años.

En la evolución, los organismos están unidos entre sí por un patrón de descenso con la modificación a medida que evolucionan. Las estrellas son muy diferentes de los organismos vivos, pero todavía tienen una historia de descendencia compartida, ya que se forman a partir de nubes de gas, y llevar esa historia en su estructura química. Aplicando los mismos métodos filogenéticos que los biólogos usan para rastrear el descenso en plantas y animales, es posible explorar la "evolución" de las estrellas en la galaxia.

"Las diferencias entre las estrellas y los animales son inmensas, pero comparten la propiedad de cambiar con el tiempo, por lo que ambos pueden ser analizados construyendo árboles de su historia", dice el profesor Robert Foley, del Centro Leverhulme para Estudios Evolutivos Humanos en Cambridge.

Con un número cada vez mayor de conjuntos de datos disponibles tanto a partir de Gaia como de telescopios más avanzados en el terreno, y en las encuestas espectroscópicas de gran envergadura y en el futuro, los astrónomos se están acercando a la posibilidad de montar un árbol que conectaría todas las estrellas del Milky Camino.

The region around SMM J2135-0102


This image shows the wider region around the distant galaxy SMM J2135-0102, which is being gravitationally lensed by the galaxy cluster MACS J2135-010217. The image, from the Second Generation Digitized Sky Survey, covers a field of view of 4.5 x 4 degrees.

Credit:
ESO & DSS2